Uin

Débito o crédito, he ahí el dilema


Cuando compras en supermercados o tiendas de retail, seguramente te han preguntado “¿cómo paga?”. A esta interrogante, muchas personas responden: “con tarjeta”. Algo que no ayuda mucho al cajero que recibe el pago. Si tu tarjeta es de débito o crédito, es lo que realmente hará la diferencia. 

Las tarjetas son instrumentos financieros, cuyo uso en Chile es muy recurrente. Según la última Encuesta de Inclusión Financiera (2019), un 88% de los hogares declara usar tarjeta de débito con frecuencia, y un 45% la de crédito. La tarjeta que decidas usar para pagar por un servicio o producto, definirá el efecto sobre tus finanzas. Y si este será inmediato o puedes preocuparte de él más adelante. 

Seamos concretos: En la práctica, tu tarjeta de débito solo cuenta con fondos reales que tengas en tu cuenta. Es como dinero en efectivo que podrías tener en tu billetera, pero en formato plástico, y con el que puedes hacer comprar online. 

Por otro lado, los fondos de la tarjeta de crédito corresponden a lo que te pueda prestar el banco o la tienda de retail. Es decir, puedes pagar sin tener un efecto inmediato sobre tus finanzas. Pero ten esto en cuenta: Dependiendo de las cuotas* y plazos que hayas decidido pagar tu adquisición, deberás cumplir con tus obligaciones financieras tarde o temprano. 

¿Y cómo accedo?

Ya que la tarjeta de débito solo utiliza el saldo que realmente tienes en tu cuenta, es más fácil de obtener y mantener. Porque no cobra intereses y su límite depende del dinero del que dispongas. Si tus fondos se agotan, también se acaba el uso de tu tarjeta. 

Para acceder a una tarjeta de crédito, la institución financiera o de retail, se encarga de evaluar tu capacidad crediticia. Esta es la capacidad de cumplir con los pagos de las deudas que adquieres, por eso te asignan un monto máximo para su uso. 

A diferencia del débito, el crédito sí cobra en algunas circunstancias. Genera intereses de mora si no pagas en las fechas comprometidas; la mayoría de las tarjetas de crédito cobra una comisión y un interés dependiendo de la cantidad de plazos que selecciones para pagar el monto total de tu deuda (si es que no te dan la opción de “cuotas sin interés”**).

La disciplina es la mejor amiga del crédito

El crédito y el débito pueden funcionar muy bien juntos. Y sí eres una persona ordenada, puedes sacarle mucho provecho a tu tarjeta de crédito. Crear un historial crediticio positivo que a futuro te puede ayudar a acceder a créditos para la vivienda, un auto u otros productos financieros. 

Sabemos que en ocasiones comprar un producto o acceder a un servicio pagando a crédito es muy tentador, pero es en estas situaciones es cuando te invitamos a controlar tus impulsos, y meditar qué tan necesario es. Recuerda que la deuda es positiva solo si eres capaz de pagar regularmente. 

Un excelente hábito es registrar todas las transacciones que hagas con tus tarjetas, para llevar un orden de tus egresos, y para cumplir con tus obligaciones de pago cuando lleguen. El atraso en los pagos de tus cuotas puede significar la generación de intereses por mora, que harán que el producto o servicio adquirido cueste mucho más de lo presupuestado originalmente. 

Puedes decidir usar solo tarjetas de débito, que siempre dependerá de tu saldo real. O puedes acompañarla del crédito, y ordenar tus pagos de manera que sea un beneficio y no una carga, que se te puede ir de las manos. Solo ten en consideración que no hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague. 

Diferencias y puntos a considerar 

Si ya tienes estos productos financieros, o pretendes acceder a ellos, te dejamos algunas características de ambos, que debes considerar antes de aventurarte.

DébitoCrédito
Origen de los fondosEs dinero real que se encuentra disponible en tu cuentaEl dinero lo “presta” tu banco o retail
Deducción del dineroEl dinero se descuenta directamente de tu cuentaEl banco o retail que te dio la tarjeta paga al vendedor en tu nombre
AccesoSolo puedes acceder a los fondos disponibles en tu cuentaSe define una “capacidad” de crédito de acuerdo a tus ingresos mensuales
Historial crediticioNo afecta tu historial crediticioEl buen uso de una tarjeta de crédito afecta tu historial crediticio, y a futuro te permite acceder a créditos de mayor valor como un crédito hipotecario o automotriz

Alerta ⚠️​ ¡No te tientes! 

Para aumentar la competencia, los bancos y casas comerciales ofrecen incentivos para que las personas elijan tener cuentas y tarjetas en sus instituciones y no en otras.

Si tu banco te ofrece puntos o millas por usar la tarjeta, revisa bien si te conviene. Recuerda que en muchos casos, por usar tu tarjeta se carga mensualmente un cobro de mantención. Dependiendo de tus ingresos ese cargo puede ser reducido o muy alto. (En promedio entre los 10 mil y los 25 mil pesos). Si multiplicas eso por los 12 meses del año, ¡voilá!, tienes los pasajes para tu viaje a Río de Janeiro. Pero, las millas que juntaste por el uso de tus tarjetas, ¿alcanzan a cubrir el viaje?  No caigas en tentaciones, y antes de tomar cualquier decisión, analiza si lo que te ofrecen cumplirá tus expectativas. 

*¿Qué es una cuota?

Es el monto o porción de un crédito que se debe pagar periódicamente, generalmente cada mes.

**¿Qué es una cuota sin interés?
Los cobros de las cuotas no pagan interés ni comisión, ya sea por convenio del banco o del comercio adherido. 

Aprende más sobre salud financiera

ÜinClass debuta con exitosa jornada en Ecomac

La salud financiera de los colaboradores es un punto clave para las empresas, tanto así, que actualmente muchos empleadores buscan …

El micro ahorro también es ahorro 

Es común que al pensar en ahorro, se consideren grandes cantidades de dinero. Por esta razón, muchas personas ni siquiera …

Cómo ganarle al Black Friday y vivir para contarlo

Las promesas de descuentos “nunca antes vistos e irrepetibles” son muy tentadoras, sobre todo en esta época en que destinamos …